PLAY MUSIC

Cosas que no sabías que podías hacer con la PlayStation original

La PlayStation original fue la primera incursión de Sony en el mundo de los videojuegos tras su fallido intento de colaboración con Nintendo. Arrasaron en el mercado y procedieron a conquistar casi todas las generaciones posteriores de videoconsolas. Cada máquina contaba con sus propios secretos y hoy te contamos uno de la primera de todas.

Personas jugando con PlayStation.Freepik

La historia es ya conocida. Sony quería meterse en el mercado de las videoconsolas y se acercó a Nintendo para crear un prototipo, conocido como Nintendo PlayStation. El acuerdo no llegó a buen puerto, por lo que Sony decidió seguir trabajando en solitario sin ayuda de la veterana compañía de videojuegos. Dada su faceta multidisciplinar en el mercado audiovisual, los nipones contaban con varias ventajas, entre las cuales estaba poder establecer sinergias entre sus diversas ramas de negocio.

No hay que olvidar que Sony fue una de las principales impulsoras del Walkman, por ejemplo. La música estaba muy ligada a su identidad, lo que la había llevado a seguir desarrollando diferentes soportes. Junto a Philips fueron una de las desarrolladoras de los discos compactos, los CD, que evolucionaron más allá de lo que permitían los cassetes. Así que, cuando tocó decidir qué soporte se iba a utilizar en los juegos de PlayStation, optaron por lo que ya existía y conocían.

Los CD fueron un éxito para Sony y su consola porque permitían más almacenamiento que los cartuchos de la Nintendo 64, facilitaban el desarrollo de videojuegos y, por qué no decirlo, facilitaron la piratería. Pero hay un factor más a tener en cuenta, y es que la PlayStation funcionaba como reproductor de música si le insertabas un CD de música. Y, lo que es más, si metías un CD de un juego de PlayStation en un discman, comenzaba a reproducir la música del videojuego en orden.

No sería la última vez que esto ocurriría, ya que Sony seguiría usando sus máquinas para presentar sus avances en los formatos de almacenamiento de discos ópticos. Así, la PlayStation 2 era también un reproductor de DVDs, mientras que la PlayStation 3 era la mejor opción si necesitabas un reproductor de Blu-ray. Las sinergias corporativas de Sony le permitieron ganar ventaja frente a sus rivales, aunque la falta de evolución de estos soportes (más allá del Blu-ray Ultra HD para PlayStation 5) hace que este aspecto sea ya menos notorio. No obstante, también es un buen factor nostálgico a tener en cuenta sobre máquinas que ya son retro y siguen dando buenos recuerdos.

Más sobre este tema:

Cargando...